28 de octubre de 2013

Clásicos DIY adaptados a Halloween! (III): calabazas de chocolate para chuches!!


Bueno pues ya quedan poquitos días para Halloween, y ya dejamos de dar la coña con la fiestecita jejeje. Pero antes, de nuevo vamos a tunear uno de los clásicos de la red para adaptarlo. Primero, veamos a cuál nos referimos...

Este tutorial se explica en imágenes por sí sólo, y siempre lo ves reaparecer en alguna red social cada poco tiempo. La primera vez se lo vi a Bakerella, y de ahí proceden estas imágenes.



Pero hemos dicho que lo vamos a adaptar a la fiesta que nos espera el próximo Jueves, por lo tanto, en lugar de recipientes de chocolate para helado, vamos a hacer recipientes calabaza de chocolate para llenarlos de chuches jalogüineras! La idea de la transformación la tuvo Oh! nuts. Vamos a ver cómo lo hicieron!

Los  materiales que necesitamos son:

☻ Candy-Melts naranja. Es un chocolate blanco listo para fundir rápidamente al microondas, y ya con el tono perfecto para simular las calabazas, con lo que nos ahorraremos colorearlo nosotros y atemperar el chocolate. Este chocolate para cakepops los podemos encontrar en tiendas de repostería online ó físicas, que ahora mismo no ha de ser muy difícil encontrar en vuestra ciudad, porque proliferan maravillosamente en cada esquina! Están de moda, queridos. Viva el chocolate, y viva el azúcar.
☻ Globitos pequeños "de a peseta". Podemos utilizar los que nos sobraron del paquetón que compramos el otro día para hacer los nidos de araña :P jejeje
☻ Un poquito de chocolate normal, ó bien rotuladores comestibles.
☻ Chuches surtidas de Halloween que pondremos dentro una vez acabemos.
☻ Un bol para derretir el chocolate en el micro, (vale una fiambrera lo suficientemente ancha para ir metiendo los globitos hinchados.
☻ Una tijera.
☻ Una bandeja con papel de horno ó aluminio para ir poniéndolos y dejarlos secar.
☻ Una bolsita de congelar, ó si sabéis hacerla, una "manguita" de papel para el chocolate (papel de hornear). Podéis hacerla así:




El  procedimiento  es algo entretenido, aunque es fácil: (usad a vuestros hijos! les encantará!)

Lo primero será inflar los globos. Todos sabemos hacer esto, y aquí sí que podéis pedir ayuda a los peques de la casa. De esta forma tendremos listos los globitos para cuando derritamos el chocolate... Que cómo lo haremos?

Cogemos sólo el naranja y echamos una buena cantidad en la fiambrera. La pondremos treinta segundos a máxima potencia en el micro. Sí, pensaréis que es muy poco, pero hacedme caso, así no se nos pasará el tiempo, el chocolate es muy especialito para derretirse. Cuando lo sacamos removemos con una cuchara (aún estarán enteritos los granos), y volvemos a meterlo otros 30''. Ya cuando lo saquemos nos parecerá que no están listos, pero si los presionamos un poco con la cuchara, veremos que por dentro estarán derretidos la mayoría. Probablemente aún nos haga falta una tercera "hornada" (ó "microondada", según se mire). Cuando al sacar el bol veamos algunos enteros y sigamos removiendo, veremos que se derretirán con el calor de los ya derretidos. En fin, haremos esto hasta que tengamos el choco bien derretido y lo más líquido posible. Seguramente lo veremos aún un poco espeso, es porque la textura de los candy-melts es así, lo que favorecerá que la capita de chocolate, y por lo tanto nuestras calabazas, sea más gordita.


Ahora iremos impregnando cada globo de chocolate hasta la mitad, más o menos. Y colocándolos sobre la bandeja con papel de horno.

Quizá queramos que el "cuenco-calabaza" tenga un poco más de base. Entonces pondremos en la bandeja una cucharada de chocolate naranja, y sobre ella el globo. De esta forma quedará sobre una especie de "peana" chocolateada! jeje



Ahora sólo nos queda dejarlos enfriar por el momento, los metemos unos 20 minutos al frigorífico.


Cuando haya endurecido, hacemos un cortecito junto al nudo (acordaos, así no hará 'pum!') y lo desinflamos separándolo del chocolate. Si los bordes de la calabaza han quedado muy irregulares, podemos nivelarlo con un cuchillo (si lo deseamos, podemos introducir el cuchillo primero en un vaso con agua caliente, y secarlo en un paño, entonces lo pasamos por la calabaza, eso hará que derrita el chocolate a su paso).


Después derretimos el chocolate normal con el mismo procedimiento que utilizamos con el naranja, y lo ponemos dentro de la manga de papel ó la bolsa de plástico a la que le cortaremos un piquito, para utilizarla como un "lápiz de chocolate", con ello (ó el rotulador comestible) haremos los detalles de calabacita que más nos gusten.



Ya sólo nos restaría poner dentro de las calabacitas las chuches surtidas que nos apetezcan! Las colocamos en nuestra mesita de Halloween, y ahí quedarán muy llamativas y monísimas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario